Para muchos usuarios diarios de películas, series y videojuegos, lograr una experiencia inmersiva en su consumo audiovisual es algo primordial. Los cines siempre han sido este espacio en el que los espectadores consiguen aislarse más y meterse de pleno en la historia, pero las posibilidades de ver cine y series desde casa han supuesto un cambio de paradigma en el consumo. Con la llegada de las plataformas streaming, cada vez somos más los que disfrutamos del cine desde casa, pero para lograr la experiencia completa, necesitamos adaptar nuestro espacio con nuevas tecnologías cada vez más accesibles para nuestro hogar.

La respuesta a esto la tienen los conocidos Home Cinema, que no dejan de ser un conjunto de dispositivos electrónicos conectados entre sí para acercar al usuario a la experiencia inmersiva. Esta idea de cine en casa, puede asustar a algunos y parecer complicada de ejecutar a otros, pero con este artículo quedará mucho más claro cómo montar un Home Cinema 5.1.

¿Qué necesitamos?

Primero de todo, necesitamos algo que muchos ya tendréis, un televisor de alta definición, a poder ser 4K. Cada vez hay más televisores con resolución 4K a precios económicos.

Además del televisor, necesitaremos un reproductor Blu-ray, cinco altavoces y un subwoofer y un receptor AV.

Una vez tenemos todos los dispositivos, lo primero sería colocar el receptor AV, el dispositivo que se encarga de recibir, procesar y amplificar las señales de audio y vídeo. Lo ideal es ubicar el receptor en un sitio donde el aire pueda circular, ya que si se calienta demasiado puede afectar al Home Cinema.

También es muy importante ubicar correctamente los altavoces, para lograr que el sonido fluya de forma envolvente por la sala. En un Home Cinema 5.1 los altavoces se distribuyen de la siguiente manera:

El altavoz central debe ir lo más cerca posible del televisor, ya que es el altavoz principal para los sonidos protagonistas en una película o canción, mientras que los dos altavoces laterales, en ángulos de 22º a 30º, reproducen sonidos como la banda sonora y el sonido ambiente.

Por su parte, los altavoces traseros o surround generan ese sonido envolvente que buscamos con un Home Cinema y deben ubicarse entre 90º y 110º respecto al espectador. Finalmente, el subwoofer, el altavoz encargado de reproducir las frecuencias bajas y graves, generalmente se colocan al lado del televisor separado de la pared.

Una vez lo tenemos todo ubicado en su sitio, toca conectar todos estos dispositivos entre sí. Debemos recordar conectar las antenas al receptor AV, para así poder utilizar las tecnologías Bluetooth y WiFi. Acto seguido, conectamos los altavoces al receptor AV, como indica el propio receptor. En el caso del subwoofer, que tiene su propio amplificador, va conectado a una sección del receptor que se indica como Pre Out.

Por su parte, el televisor de alta definición debe conectarse con un cable HDMI para mantener su calidad de imagen, de la misma forma que con el reproductor Blu-ray o consolas modernas. Un DVD más antiguo se conectaría por las secciones Video In y Component Video In.

Hecho todo esto, sólo hace falta encender el receptor, configurar la calibración automática de los altavoces y disfrutar de tu Home Cinema, una inversión para la calidad de vida dentro de tu hogar.