El amplificador de sonido es un equipo cuya finalidad es la de potenciar la señal de audio de forma previa a que ésta llegue a nuestros oídos.  De esta manera, un amplificador se encarga de ampliar y proteger la señal de un audio con vistas a que, en el momento en que lo escuchamos, sea de la calidad y volumen óptimos, ya sea de un televisor, de un ordenador, de un eequipo radiofónico o de un instrumento musical.

El amplificador actúa como una especie de intermediario entre el soporte de salida del sonido, que son los altavoces, y el reproductor de sonido, que es el que se encarga de generar el mismo. De no contar con un amplificador, en el momento de conectar unos auriculares o micrófonos a los altavoces, la señal nos llegaría de forma muy débil, por lo que es necesario utilizar un aparato que se encargue de amplificar esa señal, y hacer que los receptores la puedan asimilar correctamente en términos de volumen y calidad.

Para que el amplificador pueda controlar que el volumen y calidad sean los adecuados, su función es la de eliminar las distorsiones de sonido, permitiendo una subida de volumen sin que ello provoque que éste nos llegue en menor calidad. En definitiva, un amplificador actúa como moderador con el fin de que el sonido pueda ser subido varios niveles de volumen sin que por ello pierda calidad por culpa de la distorsión.

Tipos de amplificadores de sonido

A la hora de hablar de amplificadores de sonido podemos hacerlo de varios tipos. Muchas son las categorías que distinguen un tipo de amplificador del otro. La más común de todas es el modelo, pues encontramos una amplia gama de aparatos, desde los más antiguos del mercado, con funciones más básicas, hasta otros mucho más equipados, abiertos a un mayor número de posibilidades y, por tanto, más eficaces. Las marcas que trabajan con este tipo de producto son incontables, pudiendo encontrar gran variedad de modelos y precios en todo el mercado.

Existen diversos tipos de amplificadores electrónicos y físicos, como el amplificador operacional, el amplificador diferencial, el amplificador de potencia, el amplificador de aislamiento, el amplificador de instrumentación, el amplificador de luz, el amplificador de energía y el amplificador óptico. Cada uno cumple con una función específica aunque repite la lógica que consiste en aumentar la intensidad de un fenómeno.

Se conoce como amplificador operacional o, simplemente, op-amp, a aquel dispositivo electrónico que cuenta con una salida y dos entradas, es de alta ganancia y se encuentra acoplado en corriente continua. Por lo general, su salida es mucho mayor que la diferencia de potencial que tienen sus entradas, tanto como varios cientos de miles de veces.

El amplificador diferencial, por otra parte, tiene la capacidad de amplificar la diferencia que existe entre dos voltajes que entran, aunque todos los que sean comunes a ambas entradas los elimina. Se trata de un circuito analógico y sus entradas se llaman inversora y no inversora. Con respecto a su salida, por lo general es proporcional a la diferencia entre los voltajes de las entradas.

Con el amplificador de potencia se pueden tratar señales y realizar modificaciones de bases electromecánicas, además de negar las señales. Los de menor complejidad son lineales. También existen los bipolares, que pueden usarse para una aplicación lineal o una de conmutación, aunque su velocidad es menor y pueden sufrir lo que se conoce como segunda ruptura, lo que sucede cuando la corriente se distribuye de manera no uniforme en la unión del transistor de salida.

Otro de los tipos de amplificador mencionados más arriba es el de aislamiento, que se crea para aislar un par de circuitos de manera eléctrica. La particularidad es que a pesar de ello sí se permite que se pasen información mutuamente. Esto puede parecer contradictorio pero resulta muy ventajoso si los circuitos reciben alimentaciones a tensiones diversas, si se encuentran a una gran distancia, si su referencia difiere o si se desea usarlos para algún proyecto de electrónica biomédica.

El amplificador de instrumentación es el que se crea partiendo de amplificadores operacionales para conseguir una impedancia alta de entrada y un factor de rechazo al modo común alto. Algunos modelos se fabrican encapsulados, mientras que otros se hacen partiendo de componentes discretos. En pocas palabras, su operación funcionamiento consiste en restar las entradas y luego multiplicar el resultado por un número dado. Se suele usar con aparatos cuyas señales tienen muy poca potencia.

En Monleon Electrónica somos especialistas en audio Hi-Fi. En uestra tienda encontrarás los mejores amplificadores para tu sistema de sonido. Ven a vernos a Balmes, 317 y deja que te ayudemos en tu elección de amplificador.