Elegir un televisor no es tarea fácil por la gran cantidad de variables que encontramos en el mercado: la resolución de la pantalla, el tipo de panel, el diseño, las funciones, las pulgadas…

El tamaño del televisor es muy importante ya que tan incómodo es ver un televisor donde tenemos que escudriñar los ojos para enterarnos de lo que sucede como la sensación de estar demasiado cerca, como pasa cuando nos sentamos en las primeras filas del cine.

Los ángulos y las resoluciones son la clave del todo

El dato más importante es tener claro que cuando los fabricantes hacen referencia al tamaño de un televisor, el dato que nos proporcionan es la longitud de la diagonal de la pantalla, que nos la suministran en pulgadas. Una pulgada equivale a 2,54 centímetros. Por ejemplo, una televisión de 48 pulgadas mide poco más de un metro de ancho (107,1cm).

A la hora de situar un televisor es recomendable instalarlo en una pared perpendicular a las ventanas para reducir los reflejos.

Para la elección del tamaño ideal, el ángulo de visión tiene un papel protagonista ya que marca la distancia a la que tendremos de colocarnos a través de geometría.

La distancia ideal de visionado se ve afectada por el ángulo horizontal de la cámara que captura la imagen. El ángulo horizontal de la pantalla sería el mismo que el ángulo captado por la cámara durante la toma, de modo que los televidentes percibiéramos las mismas relaciones que fueron grabadas originalmente. En la realidad esto no es posible ya que los ángulos de grabación se verían con la distancia focal de las lentes.

Como sucede en el cine, cuanto mayor es el campo de visión cubierto por la pantalla, más sensación de presencia se genera. No obstante, el sistema de visión de los humanos es de aproximadamente 135 grados en horizontal, un ángulo que podría tener sentido para ver una película, pero que no lo tiene para otros escenarios como por ejemplo ver un partido de fútbol. Además, no todos los contenidos están hechos para verlos ocupando todo nuestro campo de visión.

También deberemos prestar atención a la resolución, un término que hace referencia al número de líneas verticales y horizontales formadas por píxeles que se puede mostrar una pantalla. A menos resolución, menos píxeles y, por tanto, peor calidad de imagen. La resolución es especialmente importante en pantallas grandes, donde se nota más el pixelado.

En la práctica, los paneles 4K Ultra Alta Definición (resolución 3840×2160) ofrecen cuatro veces más pixeles. Esa es la razón por la que puedes sentarte más cerca enfrente de una TV 4K UHD que hacer lo propio con una Full (HD). Sin embargo, si te sientas demasiado lejos de la pantalla, tu ojo no será capaz de apreciar el detalle que ofrece una resolución superior.

Finalmente nos queda el apartado subjetivo, y es que en la elección del tamaño del televisor no debería dejarse única y exclusivamente en manos de ecuaciones numéricas, sino que también deben entrar en juego nuestras preferencias personales y para ello no hay como verlo en acción.

A continuación, para hacernos una idea global y unificada evitando conversiones y cálculos, le mostramos una tabla que permite aproximar el tamaño del televisor del simplemente introduciendo la distancia desde tus ojos.

TAMAÑO TV (PULGADAS)

DISTANCIA RECOMENDADA HD (METROS)

DISTANCIA RECOMENDADA 4K (METROS)

75

2,7-4,72

2-3,2

70

2,59-4,42

1,82-3

65

2,43-4,11

1,67-2,89

60

2,28-3,81

1,67-2,59

55

1,98-3,50

1,37-2,43

50

1,82-3,04

1,21-2,13

46

1,67-2,89

1,21-2,13

40

1,52-2,43

1,06-1,67

32

1,21-1,98

0,91-1,37

Estas aproximaciones son más que suficientes para determinar el tamaño de su TV ideal. Sin embargo, le recomendamos que se deje aconsejar por uno de nuestros expertos de Monleón. Le invitamos que venga a vernos en nuestra tienda de Balmes 317, donde le mostraremos los diferentes tamaños y encontrar el que mejor se adapte a sus necesidades.