Estas nuevas gafas de Bose integran altavoces y sistema de realidad virtual bajo sus patillas

¿Por qué conformarse con unas simple gafas de sol cuando podemos tener en el mismo espacio todo un sistema de sonido y de realidad aumentada?

Eso es lo que debieron pensar los ingenieros de Bose cuando se pusieron a diseñar Frames,  unas gafas de sol desarrolladas por la compañía que prometen aunar la fantástica experiencia de audio que caracteriza a los productos de la firma con una realidad aumentada «no intensiva» en el campo de visión de la persona. Aunque están por ver sus posibilidades y adaptación al mundo real, desde la firma prometen que no será una realidad aumentada al uso.

El audio es primordial

Lo más característico de estas gafas, sin embargo, no será la realidad aumentada, sino el audio. Este es ofrecido al usuario a través de un par de altavoces que se sitúan uno en cada patilla, con una pequeña abertura situada justo sobre el oído de la persona. No son unos auriculares al uso, sino que se parece más en concepto a llevar altavoces al lado de cada oreja.

Sobre si esto no da como resultado que el resto de personas puedan oír lo que se está reproduciendo, desde Bose aseguran que el resto de personas que se encuentren alrededor «apenas podrán escuchar» el sonido proveniente de las gafas. Además, cuentan con micrófono y Siri y Google Assistant podrán ser invocados a través de una pulsación en la patilla derecha.

A diferencia de otras gafas y plataformas de realidad aumentada, Bose AR no cambia lo que ves, ni usa la lente o la cámara del teléfono para superponer objetos en tu línea de visión. En su lugar, sabe dónde te encuentras y qué tienes frente a ti al usar un sensor de movimiento de cabeza de 9 ejes y el GPS de tu dispositivo iOS o Android, y agrega automáticamente una capa de audio, que conecta ese lugar y tiempo con infinitas posibilidades.

Las gafas de Bose tendrán una autonomía de 3h y media, de momento están disponibles en Estados Unidos por un precio de $199, llegarán a Europa esta primavera.